Surfing adaptado: cosas a tener en cuenta

Eme sonriente en su primer día de surfing adaptado

¡Alohaaaa genteeeee!

Vaya cara de felicidad tengo ¿verdad? Es que lo soy, ya que, por fin estoy cumpliendo uno de mis sueños, practicar surfing adaptado. Si hace unos años me hubierais preguntado si surfear estaba entre mis planes, te hubiera dicho que sí por la ilusión y por las ganas pero no por la realidad.  Y es que, como os conté en mi primer post sobre surf adaptadollevo con la idea en la cabeza desde que era pequeña.

¿Por qué ahora? Porque los astros se han alineado. Primero porque he dejado, no sé si temporal o definitivamente, mi vida en Madrid por lo que, vuelvo a tener el mar a mi alcance cada vez que quiera.

Segundo porque tras vivir algunos años con dolor crónico, he aprendido a convivir con él. El dolor no se va a ir pero tampoco puedo dejar de disfrutar ni limitarme a mí misma por él. Solo debemos hacernos amigos y aprender a llevarnos bien. Un día me levanté y dije: «hasta aquí» y decidí empezar a hacer cosas que me devolvieran la motivación. Estas cosas, como no, deberían tener adrenalina, ya que es la mejor sensación que me ha regalado la vida.

Y tercero porque los chicos de Kind Surf Valencia no sólo me han ofrecido una beca de su programa de continuidad sino que además han hecho suyo mi propio sueño. Este jueves 18 de marzo tuve mi primera clase oficial.  No entré al agua pero aún así, salí de allí cargada de energía, de ganas de seguir aprendiendo y de felicidad.  

Todos os estaréis haciendo la misma pregunta ¿cómo puede hacer surf con movilidad reducida? Os detallo a continuación cosas que he tenido que tener en cuenta a la hora de empezar a practicar este deporte.

Cosas a tener en cuenta en mi surfing adaptado

cómo adaptar un neopreno

Lo primero de todo, como ya he comentado por instagram, he tenido que pensar mucho en mi condición física y mental. Voy a coger dicha práctica como un reto pero con cabeza, es decir, lo primero es mi cuerpo y hay que escucharlo en todo momento.

Hay que averiguar la forma de no lesionarme, para ello, antes de entrar al agua he tenido que hacer algunos meses de fortalecimiento.  Por otro lado, soy consciente de que no voy a poder subir a la tabla tanto como quisiera ya que, no vamos a tentar a la suerte con el dolor. Empezaremos gradualmente e iremos verlo hasta dónde puedo llegar.

¿Quién sabe? Quizás fortalezco tanto que algún día, por arte de magia no me duele apenas nada. ¡Ojalá!  Me he prometido a mí misma que si, por salud, debo abandonar la práctica del surf, no me voy a enfadar ni frustrar.  Y esto gente, no ha sido tarea fácil. Sí, me gustaría llegar a competir en surfing adaptado y que no fuese solo un estilo de vida pero lo que más quiero es disfrutar del camino. Y lo haremos al ritmo de mi pequeña patita. 

Ahora bien ¿Qué necesita cualquier persona para surfear? En cuanto a material: una tabla con su invento y sus quillas, parafina o cera y un neopreno. Depende dónde vayas a surfear sería interesante también gorro, casco, escarpines… y una cosa importante, la protección solar.

Pues bien, en mi caso, al tener la pierna más corta y del revés debemos adaptar el neopreno para que no me entre agua. Gracias al equipo de Kind Surf conocí a Eva de Vieco’s Designs, una mujer más que encantadora que sin dudarlo, se ha lanzado a la piscina y, sin experiencia previa, me está adaptando el neopreno. ¡Desde aquí, mil gracias! Ya os explicaré mejor en un vídeo de Youtube (aunque no haya todavía contenido, os podéis suscribir, estoy trabajando en ello). ¡Vamos juntas a por esta aventura!

Gracias a que, voy a intentar, por primera vez, ir de pie en la tabla, no necesito que se me adapte ningún material más, o al menos de momento. Si no pudiese, veríamos, si bien practicaría surf sentada o tumbada y para ello, a la tabla había que hacerle también algunos cambios.

Take off con una pierna más corta y del revés

emecabanyes salto tabla

Y después de tener claro cómo vamos a adaptar el neopreno viene uno de los pasos más importantes, el take off. Hasta ahora, cada vez que he entrado al mar con una tabla o ha sido de pádel o bien, iba tumbada. Con este reto, quiero ir más allá y quiero surfear de pie o en la postura que más se le parezca ya que la sensación no va a ser la misma.

Tras conocer y coger confianza con Hugo y Rafeta, que son parte del equipo de Mediterranean Surf School y los que me van a preparar e instruir, estuvimos estudiando mis necesidades y las diferencias que puedo tener con el resto de participantes.  Ya que, además, mis objetivos son distintas, por si no ha quedado claro todavía, quiero llegar a algún campeonato de surfing adaptado. Cuando me preguntaron si sabía cómo me iba a poner de pie en la tabla, rápidamente me reí y muy segura de mí misma dije que sí.

Pues bien, estaba equivocada en cómo debía de hacerlo. Me salió a la primera pero la posición de mis pies, no era la correcta. Yo pensaba ser regular pero tras un rato debatiendo y viendo las posibilidades, acabé siendo Goofy, es decir, el pie izquierdo (que es el que tengo del revés) es el que va en la parte trasera de la tabla.

Pues hasta aquí mi post de hoy en el que hablo de mi caso en concreto en surfing adaptado. Del tema de la tabla, ya hablaremos en otro post ya que cada persona requiere de unas necesidades. Espero que os haya gustado y sobre todo, que haya resuelto algunas dudas ya que sois muchas las personas que me preguntáis y sentís curiosidad de cómo lo voy a practicar.

Cualquier duda, sugerencia, y apunte, podéis dejarme un comentario ya que me hará ilusión, para qué engañarnos. ¡Feliz fin de semana!

6 comentarios en «Surfing adaptado: cosas a tener en cuenta»

  1. Hola Mireia! cómo me ha gustado leer tu post acerca de surfing adaptado! Deseo que te vaya genial! No tengo ninguna duda que lo vas a conseguir. Espero que subas más posts y pueda seguir leyéndote. Buenas olas!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *