Entrevista a Grela Bravo, mujer todoterreno.

¡Holi Lovers!

Os he contado en numerosas ocasiones que Instagram, esa red social que tan de moda está y tanto nos gusta, me ha regalado personas maravillosas. Hoy estoy aquí para hablaros de una de esas ‘personas especiales’, ella es Grela Bravo.

Escritora, psicóloga, fotógrafa y mujer, lo tiene todo y más cosas que esconde pero que espero que en esta entrevista descubramos. Es una de mis personas elegidas no solo por su trayectoria profesional sino por su persona, por las cosas que tenemos en común. Fue diagnosticada de “dolor crónico” hace unos años y como yo, lo afronta sin victimismo. Ante el dolor, una poderosa sonrisa. Como bien dice ella: “la actitud mide la distancia entre el dolor y el sufrimiento”.

Le gustan las personas, es de las que piensa que todos somos diferentes, con rasgos especiales que nos hacen únicos. En su último trabajo, “Mujeres que crean”, ha querido plasmar el papel de las mujeres en la construcción social. Pero no estamos aquí para hablar de su trabajo, sino de ella. De su persona, de su vida y de nuestras cosas en común.

Para comenzar y poner a tu-mi público en antecedentes, ¿en qué consiste el dolor crónico?
El dolor crónico …es una sombra tridimensional que te envuelve. 24 horas 365 años. Ni más ni menos. Pero ¿qué sería de la sombra sin nuestra luz? Pues ahí estamos, bailando entre luces y sombras. Buscando las grietas siempre como dijo el gran Cohen “Hay una grieta en todo; solo así entra la luz”.

¡Qué forma más bonita de describirlo! Y, ¿por qué te decantaste por la psicología?
La verdad es que siempre sentí una gran inquietud por aprender de las personas. Y a la vez desde niña tenía una especie de vocación  por acompañarlas. Así que esa combinación me hizo escoger entre muchas otras cosas que también quería emprender y estudiar, Psicología. Digamos que empecé a construir mi universo de conocimiento por el alma.

Pero lo cierto es que quería estudiar o aprender muchas otras cosas. Y de hecho algunas lo hice. Otras sigo haciéndolo.

Si no es ser cotilla o meterme donde no me llaman, ¿qué otras cosas sigues haciendo  y a dónde quieres llegar? 
Estudié también Mediación Social e Intercultural, por ejemplo porque me interesa la sociología, las ciencias políticas. Me formé en temas de Diseño, porque creo en la comunión entre los lugares y las personas, y siempre me apasionó el diseño desde una perspectiva creativa, la oportunidad de proyectar ideas, emociones o conceptos en formas, y espacios. (logo, imagen, interiores…todas sus variantes me fascinan) Me he formado también en temas de género e Igualdad. Me he formado también en temas de comunicación. Investigo y trato de desaprender todo lo que puedo en Historia, Literatura, fotografía, sociololingüistica, neurociencia, fotografía… etc.

Tanto en todo tu recorrido profesional como en la anterior pregunta has demostrado ser una mujer polifacética y supongo que no sabrás elegir pero, ¿con qué Grela te quedas: fotógrafa, escritora, psicóloga, poeta…?
Me quedo con la Grela que sea capaz de abrazar siempre a las otras. La que sabe, comprende, y sobre todo acepta, que no es completa, ni inmutable. La que está dispuesta a cambiar tantas veces como sea necesario adaptarse, sin dejar sin embargo su esencia nunca. Y mi esencia empiezo a creer que es de uno u otro modo crear para compartir. Y que lo que haga, de alguna manera pueda servir para que alguien se sienta mejor, menos solo.

Lo único que varía es la herramienta con la que lo hago.

Normalmente cuando escribes tus libros, ¿buscas las temáticas y luego historias inspiradoras o son las propias personas que vas conociendo las que te inspiran a escribir un tema en concreto?
Cada libro que he escrito (que son más de los que he publicado) ha tenido su propia historia o proceso. Nunca ha sido igual. Sin embargo juraría que acostumbra a ser la historia la que me encuentra a mi. Yo me rindo a su servicio y la cuento.

Por otra parte, tengo los ojos y el pecho tan abiertos, que es imposible que las cosas no me empapen e inspiren. Todo me resulta inspirador. La vida me atraviesa. Completamente.

Vamos a por un par de preguntitas más a nivel profesional y nos metemos de lleno en conocer a la mujer que esconden esos expresivos ojos azules. Lo hemos visto en tus libros ¿Qué mujeres te inspiran o te han inspirado a lo largo de tu vida? (tanto de tu entorno como de fuera)
Muchísimas. Casi todas.

Quizás las primeras que empazaron hacerlo en mi vida fue mi madre, aunque nunca tuve ocasión de decírselo y probablemente ella no lo habría imaginado. Y mis hermanas. Mujeres fuertes, valientes, guapas, inteligentes y buenas. Ellas me inspiran. Juntas somos como las matrioskas. Nos contenemos unas a otras. Nos damos sentido, continente y contenido.

¿Por qué decidiste escribir ‘Mujeres que crean’?
Porque estaba latiendo dentro de mi.

Porque necesito devolver lo que me dan. Y esas mujeres sin ellas saberlo me habían dado tanto… Y porque ellas son/somos todas. Y nadie o casi nadie habla de nosotras y lo que hacemos. Me gusta referirme a mis 25 mujeres como las embajadoras de todas las demás. Este proyecto es mi pequeño homenaje. Mi granito de arena al reconocimiento del impacto de la mujer en la construcción social.

 ¿Crees que la mujer ya tiene el papel que se merece en la sociedad o aún queda mucho camino por recorrer?
El camino nunca se acaba. Si eso ocurriera, no mirarías a lado y lado…y atrás… a ver por dónde sigue.

¿Alguna vez te has sentido discriminada por el hecho de ser mujer?
Creo que la respuesta esperada sería un rotundo sí. Pero he dado a la tecla ‘retroceso’ de mi teclado… Y voy a responder, después de haberlo reflexionado bastante, que acabo de tomar conciencia de que nunca lo he permitido.

Ya te vamos conociendo un poquito más. Ahora vamos a mojarnos. Tenemos muchas cosas en común, ¿qué opinas sobre mi filosofía de vida, Cambia la n del no puedo….?
Totalmente de acuerdo.

De hecho, cuando te conocí se activó muy fuerte en mi, ese vínculo de identificación. Tu sonrisa rubrica una filosofía de vida ante la que uno sólo puede quitarse el sombrero.

Mis amigos suelen decir de mí que no desisto hasta lograrlo. Supongo que a veces los demás nos saben radiografiar mejor que nosotros mismos. Pero, sí, ahora que no me oyen, tengo que darles la razón. Nunca dejo de perseverar por lo que creo. Una amiga, Laura, escribió una vez una preciosa reseña sobre uno de mis libros, y se refierió a mi como “(..) inagotable al desaliento” Creo que es una de las palabras más bonitas con las que me hayan definido. Siempre las recuerdo, sobre todo cuando estoy al borde de olvidarlo.

Mi siguiente pregunta era que de dijeras cuál es tu palabra favorita o con cuál te defines más pero creo que ya has contestado. ¿Alguna más que añadir?
Tengo bastante palabras fetiche. Me gustan las palabras. Indago en ello, y el espacio que dejan cuando no son suficientes.

Una de ellas es ‘Resiliencia’ la llevo tatuada en mi piel, y lo hice después de uno de los brotes más duros que he tenido de mi enfermedad.

Otra palabra que me encanta es silencio, palabra (la palabra como sustantivo)  poesía, utopía, nacer, valor… éstas por la sonoridad que tienen, la música, por lo que dicen y cómo suena (y resuena).

Ahora una pregunta un poquito más difícil, si tuvieras que elegir un  símbolo que te defina, ¿cuál sería? 
Ostras! sí es dificil, sí… nunca había pensado en algo así. Supongo que soy más de intangibles. ¿hay algún símbolo universal que señale el concepto ‘abrazo’?

Es época de propósitos de año nuevo, yo sé que no eres una persona común. ¿Cómo ves 2018 y qué cosas te gustaría cambiar o mejorar a nivel personal y a nivel global? Es decir, qué le pedirías a las personas que están leyendo ahora mismo esta entrevista. 
No les pido. Creo que eso sería algo que les diría, que no pidan. Que den. Que cuando das recibes. Y cuando pides esperas.

Las espectativas son grandes enemigas  en todo. Centrar nuestra atención en la consecución del logro nos impide muchas veces, casi todas, disfrutar del trayecto.Y        los trayectos en realidad son los que llenan nuestra vida.

Pero si les alentaría a no dejar de buscar motivos. Y sobre todo que expriman el instante. Porque al final eso es todo lo que tenemos; el momento. Invitarles a decir  ‘me gustas’ y ‘te quiero’ más a menudo, sin prejucios ni miedo. Decirlo, regalarlo, compartirlo, darlo sin más.

¿cambiar a nivel global? todo lo global empieza y acaba en lo local. Aquí. En nostras y nosotros. Así que nuestro poder transformador es tan infinito como la voluntad   que pongamos de hacerlo mejor.

¿mejorar a nivel personal?… tal vez ser más generosa conmigo misma. Y empezar a aprender a gestionar el dolor ajeno y la perdida. Son mis grandes asignaturas     pendientes. Alguien muy importante en mi vida una vez sentenció “morirás de empatia”  …y de momento aún no quiero morire, jaja… me queda mucho por ver y hacer.

Y ahora que ya sabes cuál es mi filosofía de vida y que la compartes. Para finalizar. escríbenos un titular de la tuya.
Amar como arma. Creer y crear. Viajar y aprender. Desaprender y crecer.  Son infinitivos… pero pueden conjugarlo todo si nos lo proponemos.

Pues ya conocéis a Grela un poquito más. ¡Espero que os haya enamorado!

Os animo a seguirla en Instagram y a adquirir algunos de sus libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *