Anna Ortiz #MiradeFrente a su Parálisis Cerebral

Hace unos días hizo un año que nos conocimos pero la vida nos ha llevado en paralelo. Somos de la misma ciudad, ambas estudiamos Periodismo en la Universidad de Valencia, tu nadadora paralímpica y yo hice mis pinitos allá por el 2009 en la misma piscina donde tu entrenabas.

Sí, paralímpica, Anna nació con parálisis cerebral pero a lo largo de la entrevista vais a poder percibir que pese a sus limitaciones ha vivido mucho más que alguno de vosotros.

Tu trayectoria como nadadora la conocemos casi todos. A mi me interesa más que la gente conozca tu trayectoria como persona así que, vamos a comenzar fuerte la ronda de preguntas, ¿te parece?

Hay preguntas que me gustaría evitar puesto que son muy típicas pero últimamente me han escrito varias personas pidiéndome consejo. Así que voy a aprovecharme de ti un poco y que no me cojan de ejemplo solo a mí.

Sé que la discapacidad es una etiqueta que nos viene dada y que no nos representa nada, pero ¿cómo vive el amor una persona como tú?
Uf… es una pregunta un tanto compleja para mí, soy una persona que le cuesta expresar los sentimientos y solo lo hago con las personas con las que puedo ser yo cien por cien.  Para mí, el amor no es algo exclusivo para referirse a la familia, amigos y/o pareja, son todos ellos. En cuanto a la pareja, pienso que siempre hay un roto para un descosido,  independientemente de que tengas discapacidad o no, porque el amor no tiene límites y no sabe de condiciones físicas, sensoriales y psíquicas.
Con el tiempo he aprendido que la única diferencia entre personas es la personalidad y no una discapacidad. Esto que te digo me ha costado años encajarlo y hasta que lo hice perdí a gente que quería y oportunidades por el camino. Hay un momento en que dices ‘hasta aquí’ y es cuando ves que tú y tu parálisis cerebral no sois dos cosas diferentes sino la misma persona. He tenido pareja con y sin discapacidad, pero también te digo que antes de buscar el amor por imposición social, que vaya por delante el amor propio y lo otro ya llegará.

Hoy con motivo del Día Mundial de la Parálisis Cerebral, que es el próximo sábado día 6 de octubre, a través del hashtag #MiraDeFrente se va a llevar a cabo una campaña para visibilizar la sexualidad y la intimidad de las personas con parálisis cerebral, ¿vas a hacer alguna acción para apoyar la causa?

Efectivamente, voy a hacer una acción dado que yo tengo esa discapacidad. Si yo misma no apuesto por este tipo de campañas, ¿quién lo va a hacer? La sexualidad e intimidad es algo intrínseco al ser humano, todos somos iguales y un cuerpo es un cuerpo, sea del género, raza o condición que sea. Me parece una campaña muy acertada y de la que me siento muy orgullosa de apoyar.

Las niñas de hoy en día sueñan con ser perfectas entre otras cosas para ser modelos. Pese a ir en silla de ruedas, eres la imagen de una firma de zapatos, ¿cómo lo conseguiste y qué consejos les puedes dar a las personas que te están leyendo?
Ser modelo es uno de mis sueños. Pienso que la moda puede ser un buen escaparate donde toda la diversidad humana tiene que estar representada para naturalizar la discapacidad. Al fin y al cabo todos podemos ser y vestir de una determinada manera pero lo importante es la personalidad.  Yo llevaba mucho tiempo detrás de esto y al final, con los años, una firma de zapatos me llamó. Esa marca es Irreverente Rosalía. Espero seguir trabajando con ella y que surjan muchas más colaboraciones.

Entre todas las cosas que compartimos están las ganas de vivir. Te he visto este verano el cuerpo lleno de rasguños, ¿a qué se debe?
Estás vacaciones he estado haciendo surf con un amigo. Lo mío es el agua y no puedo vivir sin el deporte. Es una necesidad, una forma de vivir porque mejora mi calidad de vida a la par que disfruto descubriendo mis límites para terminar rompiéndolos.
El deporte me ha hecho reforzar los valores que me han dado en mi casa para que aprendiera a convivir con la Parálisis Cerebral, y esos valores se han convertido en mis reglas de vida. Por ello, cuando me meto en el agua soy yo sin más; no me gusta quedarme con la sensación de ‘y si lo hubiera hecho’ por culpa de la discapacidad. Me gusta exprimirme al máximo, tanto que para mí el intento no existe. O lo haces o no lo haces, y yo prefiero hacerlo.

Eres una chica ‘todoterreno’, has probado también lo que se siente al volar en el túnel del viento. Cuéntanos cuál es tu próxima locura.
Pues mira, lo del volar en el túnel del viento surgió de la noche a la mañana con un amigo y sin más fuimos a probar. Fue una experiencia increíble e indescriptible que volveré a repetir sin dudarlo. Ahora mismo no puedo decirte cuál va a ser mi próxima locura, me gusta vivir el ‘ahora’. Así que, la siguiente aventura supongo que será como ésta, me apetece y lo hago.

Gracias a tu discapacidad, has viajado por el mundo, ¿cuántos países has visitado?
Me encanta viajar, descubrir; por mi vida deportiva he viajado mucho por Europa. Pero desde adolescente he sentido las ganas de descubrir Cuba por su cultura. Me fascina la música y el baile, y que mejor país que ese. Por otro lado, me gustaría ver la isla de Cozumel (México) porque puedes nadar y ver en el fondo una gran cantidad de estrellas de mar, tanto que es conocida como ‘el cielo en la tierra’.
Pero mi problema no viene con la elección del destino sino que tengo que mirar la accesibilidad de todo: hospedaje, transporte, etc., y es que, a veces, por la falta de la misma, te quedas sin viajar, o pierdes cierta independencia e incluso lo accesible suele ser caro. Además, me gustaría que mi preocupación solo fuera la misma que la del resto de los mortales, la elección del destino y que las compañías de transporte vieran que la silla de ruedas es la extensión de mi cuerpo y, por lo tanto, no la pueden tratar de cualquier manera. La silla no es una maleta que deba ir a cualquier lugar sin más.

Y entre tanta vida ajetreada también trabajas, cuéntanos a qué te dedicas y dónde te gustaría llegar.  

Actualmente puedo decir que tengo la suerte de poder trabajar en lo que he estudiado, me dedico al periodismo. Ahora trabajo en Ilunion Comunicación Social gestionando redes sociales, un mundo que me ha hecho salir de mi zona de confort, ya que el ritmo es muy superior al mío por mi discapacidad; aún así me gusta porque me permite crecer como profesional. Esto es de agradecer porque pocas empresas valoran más tu aptitud y se olvidan de la discapacidad. Lo que más me gusta de esta empresa es que compartimos un pilar fundamental como es el compañerismo y es que sin ellos mi experiencia no sería la misma porque están siempre que los necesito, hacemos ‘todos a una como en Fuenteovejuna’.

Lo mismo sucedió el tiempo que estuve en Servimedia, nunca olvidaré la oportunidad que me dieron de cumplir un sueño como es poder retransmitir unos Juegos Paralímpicos a través de sus redes sociales.

Antes de dar el salto a Madrid, David Blay y Raúl Cosin confiaron en mí a pesar de mi 77% de discapacidad. Esto es de agradecer porque que te den la primera oportunidad es complicado y ellos lo hicieron, hecho que me permitió unir mis pasiones: deporte y periodismo. Primero hice prácticas en el gabinete de prensa deportiva de la agencia Pasarela Comunicación y luego empecé a escribir, a modo de colaboración, reportajes sobre deporte paralímpico y de ámbito social en ABC Comunidad Valenciana, respectivamente.

Estos fueron mis ‘ruedazos’ en el mundo de la comunicación. También os he contado el presente ¿y qué pasa con el futuro? No lo sé, pero ojalá pueda unir el periodismo con alguna de mis pasiones como la música, interpretación y /o la danza. Me encantaría gestionar la comunicación o cuentas en redes sociales que tuvieran que ver con estas artes. ¿Os cuento un secreto? Actué en el musical de Peter Pan como parte del cuerpo de baile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *